Cómo mirar una Fotografía

Por Hansel Huang

Un Investigador privado es contratado para seguir una posible teoría de adulterio. La persecución lo conduce a las olas de una playa en Hawaii.
La voz del detective Poirot en mis oídos, directamente una novel Agatha Christie. Y justo cuando tengo la curiosidad de tomarlo demasiado en serio, todo se funde en el olvido. Así me sentí cuando vi “Movimiento” de Juan Lamarca, un tríptico presentado por la Galería Cur8 en Art Basel, Miami. 
Examino las interacciones de las personas que están surfeando en las fotos y los matices entre las tres piezas. Bajo las olas hay una fuerza de agresión pasiva, algo más grande que la vida. 
Es un momento interesante para reflexionar sobre la forma en que vemos una fotografía, una década después del lanzamiento de Instagram, el medio de la fotografía ha sido fundamentalmente disruptivo. ¿Cuál es la diferencia entre una fotografía que aparece en una pantalla de 15 centímetros y una que permanece en una impresión de 2 metros de alto? 
Sí, el tríptico de Juan Lamarca bien podría verse como un Boomerang si los ojos de la audiencia van de izquierda a derecha y viceversa. Pero la franqueza de colocar las fotografías en una pared en impresiones de 60 x 40 pulgadas tiene una sutileza y astucia que nos deja reflexionando – se niega a ser interpretado pero nos da la libertad de hacerlo – y de todas maneras, la obra sobrevive nuestro análisis. 

Después de dirigir dos galerías, Ashley Ramos comenzó Cur8 para apoyar una lista de artistas cuyas obras hablan por sí mismos. Ashley tiene buen ojo para los disruptores, muchos de los cuales no comenzaron con un background en arte.

 Es una persona que no se deja engañar por la efímera glorificación de la venta. La forma orgánica de cultivar sus relaciones es a través de un crecimiento sostenido. Como ella dice, tiene que sentirse bien. 

Ashley conoció a Juan en un evento social. Estaba impresionada por su serie “Horse Portraits”; “Los las composiciones y lineas son maravillosas “, comenta. “ Cuando nos conocimos Juan me mostró toda su obra en su estudio, y cuando llegamos a su serie de Océanos ¡Toda su persona se iluminó! ”. Ashely me dice que la fotografía de Juan nos desafía a formar nuestras propias opiniones. Conversamos sobre la Biennal de Whitney, que con todas las buenas intenciones y promesas, termino sintiéndose un poco saturado de opiniones. 

“Cuando vemos algo tan específico como el racismo, todos sentimos algo similar. Porque nosotros ya sabemos cómo sentirnos al respecto “, dice Ashley. “Pero ver una pintura de un solo color, por ejemplo, evoca más emociones y te da la oportunidad de respirar y reflexionar”.

Nuestra conversación me recuerda al ensayo de Susan Sontag en 1964, “Contra la interpretación” – “ En todos los casos la interpretación de este tipo indica una insatisfacción (consciente o inconsciente) con la obra, un deseo de reemplazarlo por otra cosa “. 

En un mundo del arte que se ha vuelto increíblemente saturado; la nostalgia es el héroe vulnerable que guía la curaduría de la gran mayoría de las galerías en Basel – no hay arte interactivo por ejemplo. Hay una separación del arte que está demasiado calculada o demasiado bien diseñado (para ser Instagrameable). 

Sin embargo, los trabajos de Juan en el show, ya sea el tríptico “Movimiento” o “The Drop”, propone una inquietante pregunta: cuando algo tan peligrosamente simple está parado frente a nosotros, sin nadie etiquetado, sin ubicación geográfica, sin hashtag, ¿podemos manejarlo? Si la democratización de la fotografía nos ha enseñado cualquier cosa, debe ser su desprecio por la interpretación. 

A Juan Lamarca no le importa mucho nuestra interpretación de todos modos. Es un día típico de surf. Es simplemente un hombre, a quien le gusta surfear olas y capturarlas.